Como escoger inmobiliaria

Pedro Trueba de Torres

Para vender un inmueble, hay de dos, por medio de trato directo o bien con la asesoría de una agencia o asesor inmobiliario.

Trato directo, como su nombre lo indica, quiere decir que el propietario realizará todas las acciones necesarias para vender su inmueble sin la ayuda de un asesor inmobiliario. En algún artículo futuro comentare los pros y los contras de esta forma de vender un inmueble.

En esta ocasión analizaremos algunos de los puntos importantes que debes de tomar en cuenta para escoger a una inmobiliaria que te asesore en la promoción y venta de tu inmueble, si es que esta es tu decisión.

En primer lugar deberás evaluar el grado de compromiso que el asesor o agencia consultado esta dispuesto a asumir con sus clientes y obviamente contigo.

Desgraciadamente en nuestro país hay personas que tienen debilidad o preferencia por lo pirata, por lo informal o por lo irregular y cuando se trata de vender un inmueble de su propiedad siguen la misma tendencia  y se inclinan por contratar a algún “prestador de servicios inmobiliarios” que encaje en este el perfil negativo e incluso peligroso.

Si quieres proteger tu patrimonio, te aconsejo abandonar esta forma de pensar tercermundista y optar por escenarios más seguros para ti y para tu familia.

Una de las formas de valorar el grado de compromiso que una inmobiliaria tiene con sus clientes es que están dispuestas a firmar un contrato que establezca claramente los derechos y obligaciones entre las partes.

En los contratos que firman los agentes o inmobiliarias profesionales normalmente en el clausulado se establecen obligaciones para el prestador de servicios como los que menciono a continuación:

La obligación de elaborar un estudio de mercado que permita fijar al inmueble un precio de promoción real, justo y competitivo.

También se comprometen a analizar, por medio de abogados, la documentación legal del inmueble verificando que todo este en orden y no haya impedimentos legales para llevar a cabo la compraventa. Dentro de la asesoría  legal, ellos te sugerirán y explicarán  los contratos que deberás firmar para que la operación sea segura para ti y para el comprador y te acompañarán en el proceso de la venta hasta concluir la misma el día de la firma de la escritura ante el Notario Público.

Otro de los compromisos que usualmente contienen estos contratos, es el de informar periódicamente a los clientes propietarios el avance en la promoción del inmueble y los resultados que se vayan obteniendo.

También se comprometen a invertir en publicidad para exhibir el inmueble al mayor número de prospectos compradores y lograr así la venta del inmueble.

Para lograr el objetivo de la venta, estos asesores o agencias inmobiliarias te propondrán firmar el contrato por un término de entre cuatro y seis meses dependiendo de la zona, el precio y la dificultad de venta del inmueble.

Seguramente te solicitarán que el contrato sea en exclusiva por el término antes mencionado pues estarán dispuestos a invertir tanto en dinero como en esfuerzo humano y compromiso para vender tu inmueble.

Algunas personas no conocen a fondo lo que representa la exclusividad y se niegan a otorgar la misma y prefieren dar “en opción” (sin contrato, sin obligaciones) sus inmuebles a cuatro o cinco personas que se ostentan como asesores que lejos de comprometerse a algo, prácticamente manosearán el inmueble en perjuicio de quien los contrata.

La  exclusiva no significa restringirte a un inmobiliario, significa que a través de un agente o inmobiliaria profesional, tu inmueble será expuesto a un gran número de inmobiliarios, por medio de los sistemas de bolsas inmobiliarias para que estos puedan presentar prospectos compradores y la venta se logre en menor tiempo, sin que esto represente una erogación mayor para ti.

En el contrato se fijan los honorarios de acuerdo a los servicios que te esta ofreciendo el profesional, además  te cobrará el IVA que por ley tiene que cobrarte.

La firma del contrato te da la certeza en el actuar del profesional inmobiliario y en caso de incumplimiento, la posibilidad de rescisión del mismo.

En México hay muchos asesores y agencias inmobiliarias profesionales a los que puedes acudir para recibir servicios inmobiliarios seguros y confiables, sin arriesgarte.

Es importante que antes de poner tu patrimonio en las manos de alguien, investigues si tiene buena o mala fama.

Te cerciores si cuentan con la infraestructura suficiente para promover tu inmueble en forma profesional.

Averigua si pertenece a una asociación como la AMPI (Asociación Mexicana de Profesionales inmobiliarios), donde sus miembros están regidos por estatutos y un código de ética.

Entra en sus páginas de internet para ver cuales son sus valores, cartera de inmuebles, servicios, equipo de asesores, etc.

Entrevístate con ellos para saber que tan bien preparados y capacitados están.

Compara entre unos y otros y escoge al que te parezca más profesional, al que realmente se comprometa contigo a vender tu inmueble.

Si estás tomando la decisión de vender un inmueble y para ello piensas contratar a un asesor o agencia inmobiliaria, hay de dos: el mundo de lo profesional, lo comprometido, lo seguro, lo transparente, etc. y el tercer mundo donde podrás encontrar informalidad, inseguridad, improvisación, desconocimiento, eso sí, a precios muy bajos. Si tienes posibilidades de escoger bien, de ti depende a quien le confíes tu patrimonio.